Preguntas

frecuentes

Encuentra respuestas a las dudas más comunes entre los mexicanos.

No bajes la guardia. ¡Protégete México!

Debido a las variantes del virus, sobre todo la Delta (predominante en México), es esencial que antes y después de que te vacunes tomes las precauciones básicas para ayudar a frenar la pandemia:

  • Utilizar una mascarilla que cubra nariz y boca si tienes que salir de casa

  • Lavarte las manos frecuentemente

  • No tocarte la cara

  • Evitar aglomeraciones

  • Permanecer por lo menos a un metro y medio de quienes no viven contigo (aunque no muestren síntomas)

  • Ventilar áreas cerradas de manera natural o artificial

La ventilación de interiores es muy importante, ya que el contagio del COVID-19 se da a través de aerosoles que producimos naturalmente al respirar, hablar, gritar, estornudar o toser. Dependiendo de sus características, pueden llegar a quedar suspendidos en el aire durante horas. Obtén más información y diferentes opciones para ventilar tus espacios en #COVIDCO2.

La investigación del COVID-19 y de las vacunas está evolucionando todo el tiempo. Te recomendamos tener mucha paciencia y mantenerte bien informado/a acerca de los nuevos hallazgos y desarrollos de los expertos. Aquí te brindamos opciones confiables confiables.

¿Qué es la variante Delta?

La variante “Delta”, que fue encontrada primero en India y se encuentra ahora en más de 70 países (incluido México), es una mutación del virus original del COVID-19. Se le denomina así por la clasificación que los especialistas han dado a cada variante. La primera variación, encontrada en el Reino Unido, se denominó Alfa; la segunda, encontrada en Sudáfrica, se denominó Beta. Las variantes se han ido clasificando según el alfabeto griego conforme se identifican. Esto ayuda a los médicos y al público en general a recordar de qué variante se está hablando, en lugar de referirse a ellas como B.1.1.7 (Alfa) o B.1.351 (Beta), lo cual puede resultar confuso.

¿Qué tan peligrosa es la variante Delta?

El Centro de control de enfermedades de EE.UU. y la Organización Mundial de la Salud han determinado tres clasificaciones para las variantes o mutaciones de la cepa original de COVID-19: “Variante de interés”, “Variante de preocupación” y “Variante de altas consecuencias”. La variante Delta se encuentra dentro del grupo Variante de preocupación. Esto significa que se transmite más fácil, sus síntomas son más peligrosos y su tratamiento es más difícil que las variantes de interés. 

Esta mutación también demuestra una mayor resistencia a las vacunas desarrolladas hasta ahora y a los anticuerpos generados por éstas. Sin embargo, debemos recalcar que la vacunación sigue siendo la mejor manera de evitar las consecuencias más severas de cualquier mutación. Aunque esta variante ha causado alarma por su fácil transmisión, debes saber que esto no significa que sea letal, sino que al haber más personas contagiadas, las hospitalizaciones pueden aumentar y por consecuencia, también el número de muertes. Por el momento no hay ninguna variante dentro del grupo “Variante de altas consecuencias”. Este es un gran ejemplo de cómo, para detener la transmisión de esta y otras variantes, lo más importante es vacunarnos y seguir con los protocolos de higiene y distanciamiento.

¿Las vacunas provocan esterilidad?

No. Hasta este momento no se ha reportado ningún caso en el que la esterilidad sea un efecto secundario de alguna de las vacunas contra el COVID-19. Cada una de ellas ha pasado rigurosos ensayos clínicos y pruebas hechas por equipos ajenos a quienes las desarrollaron para asegurarse de que, antes que nada, sean seguras. Esta es la misma razón por la que no hay disponible una vacuna infantil todavía, pues se deben evaluar exhaustivamente los efectos que puede provocar una vacuna en un ser humano de ciertas características antes de estar disponible para pequeñas o grandes cantidades de personas.

¿Las vacunas se crearon para controlar la natalidad en el mundo?

¿Las vacunas se crearon para controlar la natalidad en el mundo?

No. Todas las vacunas han sido diseñadas específicamente para ayudar al cuerpo a reconocer el virus COVID-19 y evitar que, en caso de infección, los daños al cuerpo sean graves o severos. No hay evidencia de que las vacunas se relacionen de alguna manera con los aparatos reproductores ni las células que éstos producen. Tampoco hay evidencia de que los laboratorios que producen las vacunas estén colaborando hacia este fin. El hecho de que los diferentes laboratorios de países alrededor del mundo hayan desarrollado sus propias vacunas, por un lado significa que ninguna funciona exactamente igual a otra y por otro lado, sugiere que estos países no están trabajando juntos hacia un plan de este tipo.

¿Las vacunas cambian la información genética?

No. Las vacunas contra COVID-19 no interactúan con tu ADN de ninguna manera. Ninguna de las plataformas tiene como función entrar al núcleo de las células, que es donde se guarda el ADN. Por ello no es posible que la vacuna interactúe con él o lo altere.

¿Cuánto me dura la inmunidad? ¿Las vacunas se pondrán cada año?

Debido a que las vacunas se comenzaron a aplicar recientemente, se siguen recopilando datos e información de sus efectos a largo plazo. Por esta misma razón, todavía no sabemos con seguridad cuánto dura su efecto protector y si tendrá que aplicarse periódicamente.

¿Hay riesgo de que me contagien de COVID-19 al aplicarme la vacuna?

No. Ninguna de las vacunas autorizadas en México o en el mundo para aplicarse contienen el virus vivo, así que no corres ningún riesgo de contagiarte si te la aplicas.

Si no tengo anticuerpos en la prueba después de ponerme la vacuna, ¿quiere decir que no estoy protegido?

Si te realizas una prueba de anticuerpos después de vacunarte, deberá ser dos semanas después de la segunda dosis o de la dosis única, dependiendo de la vacuna que te apliques. Si lo haces entre la primera y segunda dosis, es muy probable que no aparezcan anticuerpos en tu sistema, pues la aplicación está incompleta.

Aun cuando tu proceso de vacunación esté completo cuando te realices la prueba de anticuerpos, ésta podría ser negativa; las pruebas están diseñadas para reconocer los anticuerpos bajo criterios que sólo ocurren en el caso de una infección, no de una vacunación.

¿Debo de hacerme prueba de anticuerpos para saber si sirvió la vacuna?

No. De acuerdo a los expertos, las pruebas de anticuerpos no se deben usar para evaluar la efectividad de la vacuna que recibiste. Sólo debes hacerte esta prueba si tu médico lo pide.

Las pruebas de anticuerpos trabajan de acuerdo a ciertos criterios relacionados directamente con el virus COVID-19 y el sistema inmunológico humano. Las diferencias entre la tecnología de cada vacuna y la manera en que funcionan hacen dichos criterios inválidos y por lo tanto, los resultados que se obtengan no son confiables.

Si quieres conocer la tecnología de cada vacuna, haz click aquí.

¿Si tuve COVID-19 cuánto tiempo debo de esperar para poder vacunarme?

Si tuviste COVID-19 y fuiste tratado/a con plasma convalesciente, debes esperar 90 días para poder vacunarte. Si tu tratamiento fue diferente y tus síntomas han mejorado o desaparecido, consulta con tu doctor si debes realizarte una prueba de laboratorio y cuándo podrás vacunarte. Algunas fuentes recomiendan hacerlo 14 días después de fuiste diagnosticado/a con COVID-19, haber pasado al menos 24 horas sin fiebre ni medicinas para controlarla y si tus otros síntomas han mejorado notablemente. Sin embargo, es importante que consideres que si sigues enfermo y te vacunas, te sentirás peor, y es difícil saber si has vencido al virus o estás experimentando efectos secundarios. Por eso te recomendamos acudir con tu médico y que te dé de alta antes de vacunarte.

Aunque me vacune, ¿puedo seguir contagiando?

Sí. Las vacunas contra el COVID-19, al igual que otras, se encargan de que tu cuerpo sea capaz de protegerse y evitar que el virus te infecte si llegara a entrar a tu cuerpo. Si te contagiaras aun después de vacunarte y no lo supieras, podrías poner en peligro a las personas a tu alrededor, sobre todo a las más vulnerables. Los expertos todavía están aprendiendo qué tan efectivas son las vacunas para evitar que la gente siga esparciendo el virus. Además, se sigue estudiando qué tan efectiva es cada vacuna contra cada variante del virus que se ha identificado. Algunas funcionan mejor que otras según la variante.

¿Necesito vacunarme si ya tuve COVID-19 y generé anticuerpos?

Sí. El COVID-19 es un virus que ataca diferentes partes del cuerpo y no se ha podido determinar exhaustivamente cómo funciona, por lo cual conlleva el gran riesgo de que un infectado necesite cuidados hospitalarios y dependiendo de ciertos factores, eleva muchísimo la posibilidad de muerte. Debido a que los expertos todavía no saben cuánto dura la imnunidad natural ni la provocada por las vacunas, recomiendan altamente que te vacunes aunque ya hayas tenido la enfermedad. Esto también se debe a que el virus está mutando y una vacuna puede darle herramientas adicionales a tu sistema inmunológico para evitar que te infectes de nuevo.

¿Si me vacuno y no sabía que tenía COVID-19 hay algún riesgo?

Si tienes algún síntoma relacionado con COVID-19 es recomendable que esperes y te hagas una prueba antes de vacunarte. Debes asegurarte de que los síntomas hayan terminado y tu doctor te haya dado de alta para poder aplicarte la vacuna. La prueba de laboratorio es recomendable especialmente si has estado expuesto/a al virus (convivido de cerca con un infectado, haber tenido contacto físico, comer con los mismo utensilios o haber estado cerca cuando estornudó o tosió).

¿Podemos confiar en vacunas que se desarrollaron tan rápido cuando normalmente el proceso toma muchos años?

Se puede confiar en las vacunas que están disponibles ahora, pues ya han pasado las pruebas requeridas por las autoridades para garantizar que son seguras. En el caso de esta pandemia, hay diferentes factores por los que tenemos vacunas disponibles en un período mucho más corto.

Debido al fácil contagio, la letalidad del virus y los modelos de predicción de cómo se comportaría la pandemia a nivel mundial, se tomaron medidas de estudio y experimentación desde las etapas tempranas de la pandemia. La emergencia provocó que la producción de algunas vacunas comenzara antes de pasar por la tercera y última etapa de pruebas, pero que hubieran sido desechadas si fallaban esas evaluaciones finales.

También hay que tomar en cuenta que normalmente se invierte mucho tiempo en reclutar voluntarios que sean parte de los ensayos clínicos en sus diferentes etapas. En este caso el numero de muertes era tan alto al principio, que muchísima gente se ofreció como voluntaria sólo para aportar en conseguir algún tipo de protección ante tal amenaza.

Por otro lado, las vacunas que hoy observamos como “tradicionales” tomaban a veces décadas para desarrollarse porque el virus tenía que ser aislado, estudiado y debilitado antes de poder probarse. En contraste, la tecnología del ARN mensajero utiliza sólo el material genético del virus que produce las proteínas “S”, que son las encargadas de anclarse a las células humanas para replicar el virus. Esto ofrece una gran ventaja en cuanto a la manufactura de dichas vacunas, pues se dice que los insumos para estas vacunas son más baratos y fáciles de obtener. En resumen, sí, se puede confiar en las vacunas que están disponibles ahora, ya que han pasado las pruebas requeridas por las autoridades para garantizar que son seguras.

¿Las vacunas son seguras? ¿Cuáles son los efectos secundarios?

Sí, las vacunas son seguras. Los efectos secundarios de las vacunas pueden incluir dolor muscular, dolor de cabeza, fiebre, entre otros. Los expertos que las desarrollan están de acuerdo en que es mucho mejor aplicarse la vacuna a pesar de estos síntomas, pues aunque su efectividad fuera muy baja, siempre te van a proteger contra los daños que usualmente llevan a los infectados al hospital y que incluso provocan la muerte. Si quieres conocer los efectos secundarios comunes de cada vacuna en específico haz click aquí

¿Cuál es la mejor vacuna? ¿Vale la pena esperar para ponerme una mejor?

El Centro de Control de Enfermedades (CDC) de EEUU recomienda aplicarse la primera vacuna que esté disponible para ti y NO esperar por alguna específicamente. El CDC NO recomienda ninguna marca sobre otra.

¿Pueden ponerme vacunas de dos laboratorios (marcas) diferentes?

Por ahora, no se sabe con seguridad si eso será posible. Debido a que cada laboratorio desarrolló su vacuna de forma independiente, no se recomienda mezclar dosis de marcas diferentes, pues cada una está diseñada para trabajar con su propio “material”. Sin embargo, debido a que varias vacunas comparten la plataforma con la que funcionan y la forma de entrega de instrucciones a las células, desde marzo de 2021 se comenzó a explorar la posibilidad de hacer ciertas modificaciones para que en un futuro sea posible hacer compatibles dos dosis de diferentes laboratorios.

¿Puedo ponerme vacunas con diferentes mecanismos de acción?

No es recomendable aplicarse vacunas con diferentes mecanismos de acción, pues sus maneras de trabajar no son compatibles. Si dichas vacunas requieren dos dosis, en teoría cada una estaría incompleta. Además, no sabemos los efectos que este evento pueda tener en el organismo.

Si me pongo solamente la primera dosis de la vacuna, ¿ya estoy protegido contra la enfermedad?

No. Es un requisito indispensable aplicarse la segunda dosis para asegurar la efectividad y completitud de la vacuna, pues no se trata solamente de un refuerzo. Por ejemplo, la vacuna Sputnik V entrega cierto material en la primera dosis y material complementario, diferente al de la primera dosis, en la segunda aplicación. Si quieres saber más acerca de las vacunas de dos dosis, haz click aquí.

¿Debo ir en ayunas o bien alimentado a vacunarme?

Una dieta balanceada, con frutas, verduras y pocos alimentos procesados es una buena manera de ayudar a tu sistema inmunológico a que asimile la vacuna. Sin embargo, esto tendría que ser un hábito en tu vida antes y después de la vacuna para tener un efecto real. 

Muchos médicos consideran que es poco probable que la alimentación de un solo día haga diferencia en el proceso de protección de la vacuna, así que no te preocupes por lo que comas antes o después de la aplicación. Tampoco es recomendable ir en ayunas.

¿Qué utilidad tiene realizarme una radiografía y una tomografía de tórax?

Estudios de laboratorio o de imagenología (como las radiografías) sólo son necesarios si tu médico los solicita. Normalmente sería este el caso si estuvieras en tratamiento por COVID-19 o alguna otra enfermedad.

Después de la vacuna, ¿se puede hacer ejercicio?

Si no presentas efectos secundarios que te provoquen dolor o fiebre, no hay recomendaciones de autoridades o expertos en contra del ejercicio después de recibir una dosis de cualquier vacuna. Recuerda que sólo te puedes considerar completamente vacunado/a si han pasado dos semanas desde la segunda o única dosis de tu vacuna. Si te ejercitas antes o después de este tiempo, asegúrate de tomar las precauciones recomendadas como la distancia social y una mascarilla en caso de que haya otras personas ejercitándose cerca de ti, ya que aunque es poco probable, podrías infectarte de COVID-19, especialmente con variantes como la Delta que son altamente contagiosas. 

¿Puedo beber alcohol después de vacunarme?

En los ensayos clínicos no se estudiaron los efectos del alcohol o de una dieta específica en relación a las vacunas. Sin embargo, muchos médicos recomiendan abstenerse de beberlo entre 48 y 72 horas después de vacunarse, pues normalmente es el período cuando se presentan los efectos secundarios. Si ingeriste alcohol después de tu vacuna, podrías confundir los síntomas de la resaca con estos efectos, lo cual podría generar desinformación si compartes tu experiencia con otros.

¿Existe alguna contraindicación de alimentos o medicamentos después de la vacuna?

No hay ninguna contraindicación respecto a algún alimento después de vacunarte. La única contraindicación que se tiene respecto a los medicamentos que puedes tomar para aliviar los efectos secundarios de tu vacuna son los analgésicos tipo salicilatos, pues sus propios efectos secundarios pueden relacionarse erróneamente con la vacunación. Conoce más aquí .

¿Cómo me registro para recibir la vacuna?, ¿cuáles son los requisitos?

Haz click aquí para conocer las actualizaciones del programa nacional de vacunación y los detalles en tu localidad.

¿Cuáles son los pasos en la aplicación de la vacuna por parte del personal médico?

Una vez que te registres e ingreses a la ubicación que te corresponde de acuerdo a la fase de la campaña de tu localidad, se te deberá enseñar la vacuna extraída de reciente refrigeración y jeringa estéril previo a tu vacunación.

Para comenzar, el personal de salud deberá ejercer del lavado de manos y limpiar la zona de aplicación en tu brazo. Es una buena práctica que se realice la carga de la jeringa en tu presencia y que se te muestre que se está inyectando correctamente. Una vez aplicada la vacuna, deberá ejercerse presión por 30 a 60 segundos y posteriormente seguir las indicaciones de los organizadores.

En el caso de las personas que por alguna condición no pueden supervisar estas acciones, será importante que asistan junto con un acompañante que pueda hacer esta revisión.

Para conocer más sobre los protocolos de aplicación de las vacunas, puedes revisar los documentos de consulta del Gobierno de México. 

¿Las vacunas pueden causar coágulos (trombosis) en algún órgano?

Sí, pero las probabilidades son extremadamente bajas y se reducen drásticamente si las comparamos con una infección por COVID-19.

Un estudio hecho por la universidad de Oxford encontró que de 500 mil pacientes con COVID-19, el evento de algún tipo de trombosis fue de 39 en un millón. De 480 mil personas vacunadas con biológicos tipo ARN mensajero, el evento de algún tipo de trombosis fue de 4 en un millón. Esto quiere decir que, comparado con aplicarte una vacuna, desarrollar una trombosis es de 8 a 10 veces más probable si te contagias de COVID-19.

¿Es cierto que la vacuna puede alterar el periodo menstrual?

Aunque se reportan cada vez más anécdotas de alteraciones en el periodo menstrual conforme se vacunan las personas más jóvenes, ninguna institución médica ha declarado una relación directa entre la vacuna y el ciclo menstrual.
Sin embargo, varios estudios ya se están llevando a cabo y la noción general de ginecólogos experimentados sugiere que al igual que con la vacuna del VPH o la influenza, sería normal esperar una alteración temporal en el volumen o la duración de la menstruación, así como la duración del ciclo en general, debido a que el sistema inmune está relacionado con éste para procurar la protección del embrión en caso de que un óvulo sea fecundado.
Cabe destacar que otros factores (de los que se tiene más información) como el estrés emocional o físico y la ansiedad que provoca la pandemia, así como contagiarse de COVID-19 también pueden alterar el ciclo menstrual.
Esto no quiere decir que la vacuna provoque problemas de fertilidad ni afectaciones permanentes.
Si te gustaría contribuir al estudio de la relación entre la vacuna y el periodo (pues no hay mucha información disponible hasta ahora), este es el link donde puedes hacerlo: https://redcap.healthinstitute.illinois.edu/surveys/index.php?s=LL8TKKC8DP
El estudio sólo está disponible en inglés, pero puedes ayudarte de traductores como este: https://support.google.com/chrome/answer/173424?hl=es-419&co=GENIE.Platform%3DDesktop

¿Debo aplicarme una tercera dosis si me tocó la vacuna de Pfizer?

No. A pesar de que el CEO de Pfizer declaró que se necesitará una tercera dosis, ni el Centro de control de enfermedades ni la Administración de alimentos y medicamentos de Estados Unidos (donde se desarrolló esta vacuna) ha aprobado esta práctica. De hecho, la empresa no tenía permiso de estas autoridades para hacer esta declaración.

La tercera dosis se está aplicando en las “personas más vulnerables” en Israel, pero no hay ningún tipo de datos o información que respalde este evento. Para poder recomendar una tercera dosis, Pfizer tendrá que terminar y enviar a revisión un estudio que comenzará en agosto de 2021 con pacientes que se aplicaron esta vacuna hace al menos 6 meses, para determinar con más seguridad cuánto tiempo protege al cuerpo del COVID-19 y si es necesario una tercera dosis o una nueva vacuna, dirigida a la variante Delta o alguna similar.

¿Cómo puedo notificar una sospecha de reacción adversa a alguna vacuna?

A pesar de que se conocen bien los efectos secundarios de cada vacuna, como te lo mostramos aquí, si detectas algún síntoma que no esté en la lista, que salga de los parámetros del tiempo establecido o por cualquier otra razón, puedes reportarlo a las autoridades.

En este link encontrarás instrucciones para llenar el formulario, llamado e-reporting: dar click y en esta liga te llevará directamente al formulario:

Tus aportaciones son muy importantes, ya que se registran en una base de datos nacional y de ahí se dirigen a una base de datos global de la Organización Mundial de la Salud. De hecho, aunque los efectos secundarios después de tu vacunación hayan sido “normales”, puedes presentar el reporte. Esto ayudará a la OMS a recabar datos de manera global (como tu edad, sexo, país, etcétera) y contar con más y mejor información para luchar contra la pandemia.

¿Las vacunas disponibles se siguen estudiando?

. Todas las vacunas disponibles en México han sido aprobadas bajo el estatus de “uso de emergencia” o “emergencia de salud pública” de la OMS o del gobierno mexicano, lo cual es una medida temporal inicial para atacar cualquier pandemia y frenar el número de muertes cuanto antes. La autorización bajo el estatus de emergencia también implica que el laboratorio publique instrucciones detalladas y un plan de manejo de riesgos alrededor de la vacuna.

Sin embargo, al obtener este estatus los laboratorios se tienen que comprometer a terminar el procedimiento formal para registrar su vacuna, es decir, publicar nueva información acerca de la calidad, seguridad y eficacia de ésta. Así podemos analizar de una mejor manera el costo-beneficio de seguir utilizando cada vacuna.

¿Debo aplicarme una segunda dosis si me tocó la vacuna de Cansino?

No. A pesar de que la farmacéutica Cansino declaró públicamente que a los seis meses de recibir su vacuna el paciente tendrá que recibir una segunda dosis, es una opción que médicamente se sigue considerando como un refuerzo y no una necesidad. No hay evidencia de que la protección de esta vacuna desaparezca a los seis meses. Lo que en realidad se está considerando es un refuerzo que ayude a aumentar los anticuerpos ya generados para aumentar aún más la protección de la vacuna contra eventos inesperados como la variante Delta u otras variantes que puedan aparecer y que sean más agresivas.

* Estas preguntas y respuestas están en constante actualización. Toda la información está basada en publicaciones hechas por el Centro de Control de Enfermedades de EEUU, la Organización Mundial de la Salud, la Secretaría de Salud del Gobierno de México y especialistas de diferentes países del mundo.